info@congresomusicologiajam.com

Mirando a la musicología con esperanza

Congreso Internacional de Musicología JAM


Bien avanzado ya este siglo XXI, en el que la crisis de valores de diversa índole, con una sociedad que parece retroceder a marchas forzadas en ámbitos tan esenciales para una civilización avanzada como son los sociales, intelectuales y culturales, seguir manteniendo la ilusión por erigir estructuras que puedan aportar una base –más o menos sólida– para la construcción del conocimiento, parece una utopía. Y es que, en cierta manera, este I Congreso Internacional de Musicología JAM nació con unas pretensiones notablemente ambiciosas, cuya senda principal no fuera sino una continuación del trabajo llevado a cabo por las diversas JAM del territorio en toda una década de organización de las Jornadas de jóvenes musicólogos y estudiantes de musicología, pero ampliando sus horizontes en pos de una proyección más profesional e internacional del evento. Por tanto, el formato de congreso surgió de forma muy natural. No así tanto la dimensión tan extraordinaria que ha ido alcanzando hasta su devenir en un evento que, si debemos evaluar de forma objetiva, puede decirse ha cumplido con muchos de los estándares de calidad que debe lograr todo congreso de musicología que se precie.

Por otro lado, en una sociedad tan individualista y en cada vez más enfocada hacia la superficialidad, lo transitorio e inmediato, el hecho de plantearse un trabajo duro y en equipo, pero especialmente el hecho de poner el trabajo de uno al servicio de otros en aras de un servicio público –aunque en un ámbito muy específico y reducido–, resulta un acto tan extrañamente generoso como idealista, que creemos ha sido muy bien recibido por todos aquellos que han hecho de Oviedo la capital nacional de la musicología en estos tres días de noviembre. En este sentido, debemos agradecer todo el apoyo recibido por aquellos que han creído en que este I Congreso Internacional de Musicología JAM debía ser, pero sobre todo en que podría alcanzar una notable dimensión en manos de este equipo. Por supuesto, comenzando por el Ayuntamiento de Oviedo, quien ha puesto toda su maquinaria en nuestras manos, no solo con su apoyo imprescindible económico, sino con la cesión de un espacio tan apabullante como es el Palacio de Exposiciones y Congresos Ciudad de Oviedo, que nos consta ha dejado realmente impactados a muchos de los que han acudido a este congreso, y así nos lo han hecho saber. Por otro lado, a la mayor parte del claustro de la especialidad de musicología de la Facultad de Filosofía y Letras de la Universidad de Oviedo, por querer formar parte de este evento desde la moderación de mesas, y especialmente por sus calurosas felicitaciones hacia esta organización, lo que sin duda ayuda y supone un apoyo extra de energía para afrontar los retos que vendrán por delante.

Un núcleo fundamental ha resultado ser nuestro Comité Científico, que sin duda supo elevar nuestro ánimo en la búsqueda de la mayor excelencia posible con la selección de los comunicantes a una realidad. Un total de 16 profesionales cuya trayectoria habla per se y que representan a varias de las instituciones de mayor importancia en el desarrollo de los estudios de musicología, tanto en España como en Europa, los cuales han comprendido que únicamente con la mayor de las exigencias se puede lograr el éxito. Su implicación en dicha selección, pero también su carácter cercano y siempre dispuesto, así como su comprensión para con todas las propuestas presentadas –hayan finalmente formado parte de este congreso o no–, ha resultado realmente ejemplar.

No podemos olvidarnos de nuestros cuatro conferenciantes, los protagonistas de nuestra mesa redonda y el conjunto vocal Egeria, que se encargó de poner la banda sonora al congreso. Fue nuestra ambición por alcanzar dichos estándares de calidad la que nos llevó a contar con algunas de las personalidades de mayor importancia en el ámbito de la musicología mundial para centrar las conferencias plenarias. Quisimos que María Encina Cortizo –que debe ser, por méritos propios, considerada no solo como una figura fundamental en el estudio del teatro lírico español de los siglos XIX y XX, sino como una eminencia mundial en el campo de la zarzuela– abriera las mismas, no solo por su importancia en la recuperación de un patrimonio musical fundamental en los últimos dos siglos de la música española, sino porque de su magisterio hemos aprendido muchos de los musicólogos presentes estos días en la capital asturiana. Su magnífica y reveladora conferencia supo poner en contexto la parcialidad y ausencia que el teatro lírico español de esos siglos tiene en la «nueva» musicología –o quizá más vieja de lo que se cree– de los últimos años. Su repaso por el revisionismo y la musicología llamada crítica en relación con ello resultó admirablemente condensada y todo un ejemplo de ese espíritu reflexivo y crítico del que esta especialidad, y la sociedad en general, está tan falto desde hace tiempo.

La visión de Vera Futer acerca de algo que le resulta tan absolutamente cercano y natural, como es la historia de Los Virtuosos de Moscú, resultó un tributo apasionado de unas de las formaciones musicales que más influencia ha ostentado en el panorama musical asturiano en el siglo XX. Merecido homenaje, a la par que necesaria crítica ante la notable ausencia de puesta en valor que estas figuras han tenido en Asturias desde hace años.

Descubrir a alguien de la relevancia musicólogica y del peso intelectual de Yvan Nommick resulta innecesario. Un francés totalmente enamorado de nuestra cultura que ha dedicado gran parte de su carrera a estudiar nuestra másica de los siglos XIX y XX, ayudando a poner a Falla en el lugar que merece en la historiografía, pero también a construir gran parte de la vida musical de ciudades como Granada en las últimas dos décadas. Maravillosamente evocadora fue su visión de los cantos de pájaros en la música escénica del siglo XX, pero quizá aún más su recorrido por la presencia que las aves tienen en la producción musical occidental, bien sea como representación o como una realidad sonora. Captar la atención de forma hipnótica de un público especializado, pergeñado únicamente con ejemplos sonoros –en una sociedad que vive tanto de, por y para la imagen–, es un triunfo hercúleo que logró para nosotros.

Iain Fenlon es, sin ninguna duda, una figura legendaria de la musicología. Muchos hemos sido los que hemos disfrutado y aprendido de sus textos de diversa índole, pero especialmente sobre el estudio de la música italiana del Renacimiento y el Barroco temprano. Poder disponer de su presencia, cuando se encuentra ya retirado de su docencia en Cambridge, supone un hito para esta organización, algo que esperamos haya sido apreciado por los asistentes a su espléndida representación acerca de un tema tan apasionante como en cierta forma aún incipiente en su estudio, el del paisaje sonoro, especialmente en relación con el paisaje urbano, deteniéndose de forma magníficamente bien descrita en el caso veneciano, del que es un excepcional conocedor. Una muestra de la capacidad y labor de este especialista en la musicología histórica, que sin duda supuso el broche de oro para un evento de estas características.

Con el afán de mantener dentro de los estudios musicológicos a los géneros del ámbito de las músicas populares urbanas –que normalmente no suelen tener representación en congresos de este tipo, sino en otros muchos con una mayor especificidad–, la mesa redonda sobre El rock en la España de la Transición contó con cuatro buenos conocedores de distintos sectores relacionados con el rock progresivo [Eduardo García Salueña], la ópera rock [Marta García] y el heavy metal [Fernando Galicia], a los que acompañó un invitado de excepción, José Ramón Pardo, voz y pluma como pocas en la narración del rock en España.

Egeria, un joven ensemble vocal femenino de gran pujanza en el panorama musical español de la música antigua, fue el encargado de que la música práctica tuviera una breve, pero intensa representación en el congreso. Por medio de su programa …En tierras Despanya, se encargaron de pintar un panorama lo más completo posible de los principales manuscritos medievales de polifonía en la Península Ibérica, como fueron el Codex CalitinusCodex MadridCodex Las Huelgas y el Llibre Vermell de Montserrat. Ellas supieron encarnar algunas de las máximas de las Jóvenes Asociaciones de Asturias y Madrid: la visión musicológica, la investigación y el rigor en el estudio desde un espíritu joven, pero aposentado en la honestidad y el trabajo en equipo. Por eso, hemos querido aportar nuestro granito de arena para que su trayectoria siga creciendo poco a poco desde el único sustento posible: el trabajo duro.

No queremos olvidarnos de los verdaderos protagonistas de este I Congreso Internacional de Musicología JAM, todos esos investigadores que han hecho de la musicología no solo su profesión, sino una forma de vida, superando el umbral de las 50 comunicaciones que llegaron de procedencias tan diversas como Portugal, Inglaterra, Colombia, México o Venezuela, así como de una buena parte de la geografía nacional. Nos han enriquecido con sus distintas propuestas, con el apasionamiento por sus investigaciones y con sus aportaciones hacia el trabajo de los demás. Sin ellos, este congreso no tendría razón de ser. Les felicitamos por su compromiso hacia esa ardua tarea que es siempre la investigación musicológica, invitándoles a seguir por esa senda en años venideros, esperando que alcancen sus ansiados y merecidos frutos.

Sin más, terminar agradeciendo a todos los que han conformado nuestro equipo de trabajo, antes, durante y después de estos tres días de intenso trabajo. El intercambio de opiniones, los debates, la toma de decisiones en consenso y los grandes momentos de desconexión tras jornadas de duro trabajo son solo algunos de los logros que nos llevamos de esta primera –y esperemos que continuada– estrecha colaboración entre las JAM de Asturias y Madrid.

Nos queda mucho recorrido, estamos convencidos, y aunque somos conscientes de haber colocado el listón bien arriba, también lo estamos de poder superarnos en ocasiones venideras. Así pues, seguiremos trabajando, intentando analizar bien todo lo realizado para poder acercar, más y mejor, la investigación musicológica a la sociedad, porque creemos en ello firmemente. Os esperamos en el II Congreso Internacional de Musicología JAM, en Madrid, allá por el 2020. Hasta entonces.

–Mario Guada para el I Congreso Internacional de Musicología JAM–.

N.B. Desde la organización de este I Congreso Internacional de Musicología JAM queremos mostrar nuestro agradecimiento expreso a:
- Palacio de Exposiciones y Congresos Ciudad de Oviedo, por acogernos y atender en todo momento a nuestras necesidades, tanto en las gestiones previas relativas a ayudas y requerimientos como en la producción durante el evento.
- A Andrés Fernández Torcida por el diseño del cartel e imagen del Congreso.
- A nuestro fotógrafo oficial, Alejandro Suárez, por captar la esencia de los tres días de este congreso.
- Al Departamento de Historia del Arte y Musicología de la Universidad de Oviedo por su inestimable ayuda en la moderación de las mesas: Catedrática María Encina Cortizo, Catedrático Ramón Sobrino y Doctores Edson Zampronha, José Ignacio Suárez, Eduardo Viñuela, Elena Le Barbier, María Sanhuesa, Julio Ogas y Mirta Marcela González; así mismo, agradecemos a los profesores ajenos a este claustro que también moderaron alguna de las mesas: Dra. Vera Futer, Dra. Mario José de la Torre y Catedrático Yvan Nommick. 
- A GAM Eventos, por su apoyo técnico con toda la imagen y sonido del Congreso y por su equipo humano.
- A Algama y Verónica Alonso, por su inestimable ayuda en el correcto desarrollo de las tres jornadas de congreso.
- A Ópera de Oviedo, por favorecer el disfrute de nuestros participantes a uno de los ensayo de su producción sobre la ópera Tosca, de Giacomo Puccini.
- Catering Malena.
- Taxi Oviedo.


Congreso Internacional de Musicología JAM / Author & Editor

Congreso organizado por las asociaciones de jóvenes musicólogos JAM Asturias y JAM Madrid

Coprights @ 2018, Blogger Templates Designed By Templateism | Distributed By Gooyaabi Templates